Simple de Mente podcast. Episodio 10

El minimalismo es una herramienta que te ayuda a liberar tu vida de excesos. ¡¿Y qué mayor exceso en estos tiempos que el del mundo digital?! En este episodio te cuento mi experiencia intentando hacer un Digital Detox, por qué es importante plantearnos un mininalismo digital y cómo conseguirlo.

El minimalismo se trata de reducir excesos y liberarte, como bien lo dice Joshua Fields Millburn: “El minimalismo es una herramienta que puede ayudarte a encontrar la libertad. Libertad del miedo. Libertad de preocupaciones. Libertad de sentirte abrumado. Libertad de culpa. Libertad de depresión. Libertad de las trampas de la cultura de consumo en torno a la que hemos construido nuestras vidas. Libertad real «. 

¡Y qué mayor exceso en estos tiempos que el del mundo digital! 

Según la web Statista en el 2019 el consumo diario promedio de redes sociales de los usuario de internet del mundo, sumaba 144 minutos por día.  Y el consumo promedio de Norteamerica es de 2h 6 min al día, mientras en Suramérica 3h 24 min. Esto no es poca cosa, solo falta multiplicar 3 horas al día, por 7 días de la semana, por 52 semanas al año y tendrás un número que te sorprenderá; 1.092 horas al año, es decir más de 45 días, es un mes y medio de tu año que destinaste, en el mejor de los casos a conectar con personas realmente importantes o a aprender contenido -espero- realmente valioso, pero seamos honestos, generalmente se te fue 1 mes y medio en hacer scrolling y distraerte de lo importante de tu día a día. Y si te das cuenta que has tenido un comportamiento similar con las redes sociales por los últimos años, pues multiplica ese número de años y verás cuántos meses hay -en su mayoría-, perdidos. 

Las personas acceden a las redes sociales por una variedad de razones. A los usuarios les gusta encontrar contenido de entretenimiento, divertido, y disfrutar compartiendo fotos y videos con amigos, pero principalmente usan el social media para estar en contacto con amigos. 

El social media tiene un impacto muy amplio en el mundo entero, y no solo actividades online sino también comportamiento offline y en la vida en general. Durante una encuesta global online en Febrero del 2019, una cantidad significativa de participantes plantearon que el social media había incrementado su acceso a información, facilitado su comunicación y libertad de expresión. Por otra parte, también reportaron sentir que las redes sociales habían empeorado su privacidad personal, incrementado una polarización en políticas y aumentado las distracciones diarias. 

El blog Digital Marketing nos muestra que 3.96 billones de personas usan las redes sociales hoy, lo que es un poco más de la mitad de la población mundial. Sabías por ejemplo que las redes sociales reciben más de 1 millón de nuevos usuarios cada día.

En un estudio, de Hill Holliday y la agencia de análisis de marketing, Origin, se enfocan en las personas de la Generación Z, es decir los nacidos después de 1994. Las redes sociales han hecho increíblemente fácil conectar con el mundo. Uno puede chequear Instagram y ver lo que su mejor amigo está haciendo, entrar a Snapchat para compartir momento a momento del día, usar Twitter para conversar con las cuentas de personas populares o famosas, y Youtube, bueno Youtube, siempre está ahí abierto capturándote con el contenido más variado y más visto en el mundo entero. 

Pero para la Generación Z, es esta sobrecarga de información la causa de preocupación seria? Hill Holliday plantea que hemos aprendido que mientras todo no es malo, todo tampoco es bueno. La encuesta del estudio encontró que el 77% de la Generación Z reporta que el social media provee más beneficios que inconvenientes para su propia vida. Pero una mirada más cercana a los resultados de la encuesta trae una perspectiva diferente; el 41% de la Gen Z usuarios de social media reporta que ésta los ha hecho sentir más ansiosos, tristes o deprimidos. 

La generación Z ha empezado a buscar alivio de las redes sociales. El amor por el social media ha crecido y crecido durante los últimos 10 años, pero la marea está girando para algunas plataformas, con la Gen Z en particular optando por tomar tiempo fuera de los sentimientos de estrés y ansiedad que el social media está perpetuando. Este estudio preguntó cuál plataforma han eliminado (si alguna), por qué ellos se salieron, y si lo hicieron temporal o permanentemente. Lo que encontraron es que más de la mitad de la Gen Z está buscando alivio del social media temporalmente, mientras casi un tercio (34%) han dejado o borrado una cuenta por su bien. 

Las motivaciones por las que la Gen Z se ha retirado de algunas plataformas de redes sociales, son: 41% por perder demasiado tiempo en ellas; 35% por encontrar mucha negatividad; 31% no la usaban frecuentemente; 26% no estaban interesados en el contenido; 22% deseaban más privacidad; 18% sentían mucha presión por llamar la atención; 17% los hacía sentir mal acerca de sí mismos. 

Y me alegra muchísimo encontrar este estudio, me hace pensar que no todo está perdido, y que aportar la mirada de la intencionalidad para tomar acción sobre lo que nos aporta o lo que no en nuestra vida es muy esencial, y que puede considerarse entre gente joven. Esto me hace muy feliz. No porque odie las redes sociales, yo escribo contenido en varias, y agradezco su existencia pues me ha permitido llevarle mis ideas a muchas personas y nutrirme de las ideas de otros. Pero también considero muy negativo el uso del marketing en las redes sociales. La creación de algoritmos que solo buscan atrapar la atención y el tiempo de las personas para hacerles consumir sin descanso. Considero que esto va a tener unos efectos importantes en la capacidad de concentración, atención, memoria, salud mental, creatividad y pensamiento crítico. 

La importancia, entonces, de hacer minimalismo digital consiste en la liberación de la mente y la energía para la creatividad, la productividad y el bienestar general. Y aunque el panorama ideal sin tropiezos no existe, pues nuestro mundo actual tiene por base la tecnología, el minimalismo en nuestro mundo digital es una herramienta para ser conscientes de los excesos que saturan nuestra mente y nos hacen perder lo más significativo de nuestras vidas. Por la misma tendencia adictiva que nos genera las redes sociales, será necesario exigirnos mayor determinación, y ser conscientes del beneficio que queremos traer a nuestra vida para así tener mayor intencionalidad en nuestro cambio. 

En mi experiencia personal, especialmente a lo largo de este año me he sentido saturada y extenuada por el exceso de pantallas, redes, tener que sentirme disponible todo el tiempo en mis redes, etc., y me decidí por un cambio. Me dí cuenta que había dejado algunos hábitos antiguos de mi vida como la constante lectura o el tiempo para dibujar y la creatividad, y ese tiempo se me esfumaba como arena de las manos, e iba a parar completamente en la telaraña de las redes sociales. Así que empecé a buscar soluciones, pues esta suele ser mi actitud cada vez que me enfrento a un problema. Y el mes pasado me propuse hacer incluso un fuerte Digital Detox de 30 días, el cual para ser honesta solo duró 15 días, pues mi trabajo tiene un fuerte componente del uso y difusión por medio de estas plataformas. Pero sin importar cuánto fue en esos 15 días me leí completos 3 libros, y me sentí sumamente creativa, lo cual me llevó a tomar decisiones importantes con respecto al futuro de mi carrera y es lo que me tiene más dedicada a este podcast.  

Si te decides a aplicar algo de minimalismo digital a tu vida -no hace falta que sea minimalismo extremo- podrás descubrir otra relación con tu tiempo, tu ocio, tu creatividad y tus hábitos y rutinas. Estoy segura que como a mí me pasó, sentirás la mente más despejada. 

Te ofrezco entonces algunas ideas de cómo puedes disminuir tu tiempo en pantallas. 

  1. Establece tu intención

Empieza, como con todo, por establecer y dejar por escrito para tí, cuál es tu intención al hacer un Digital Detox, qué nuevos hábitos quisieras adquirir, qué actividades quieres retomar, en qué quieres invertir ese tiempo o energía que liberarás. Esto te dará un norte, un objetivo que se alinee con tu propósito y te será más fácil recordarlo. Apoyate en la escritura y ten ese escrito en un sitio de fácil acceso para tus ojos, y así lo recordarás frecuentemente, ayudándote en el síndrome de abstinencia de esta desintoxicación.

  1. Apaga todas la notificaciones

Entra a todas tus apps del celular, y también a las que tengas sincronizadas con notificaciones para tu PC, y apágalas!. De ahora en adelante decídete a ser dueña de los momentos en que accedes a tu celular y a tus redes sociales. Esto te empodera. Esto es una declaración vital de independencia. Esto fue lo primero que hice casi desde inicios de este año, y esta decisión seguirá conmigo de ahora en adelante, creo que por toda mi vida. 

  1. Aleja el aparato

Si, debes dejar el celular lejos. Qué le vamos a hacer, pero en mi experimento pude darme cuenta cómo la mano parece buscarlo por impulsos inconscientes, en “piloto automático” y eso me preocupó aún más. Me rebelo contra la idea de que tomar el celular sea como morderse las uñas. Así que yo lo guardo en un cajón del armario de mi habitación de estudio, y solo lo reviso en los tiempos que he decidido hacerlo según mi agenda. Confieso que lo más difícil ha sido Whatsapp, porque en mi trabajo diario debo coordinar muchas cosas por medio de esta app, pero ¡sabes qué! las personas pueden esperar, y si se les ha olvidado esa norma de vida, pues hay que recordarla. Nuestros padres iban a la oficina y salían de ella y el jefe no podía perseguirlos con mensajes todo el tiempo. Y todos salíamos de casa y seguro el teléfono fijo sonaba con llamadas que nos perdíamos. ¿Y qué pasaba? pues la persona llamaba luego. Así de simple. En la era -que ahora parece prehistórica- anterior a los celulares y al internet, la vida tenía otro ritmo, y la paciencia existía un poco más. No se trata de volver en todo sentido atrás, pero tal vez sea hora de cambiar este reciente Status Quo que también nos está costando la tranquilidad.

  1. Establece tus tiempos

Cuando inicié mi intención de hacer un digital detox decidí qué tiempos consideraba adecuados para darle a ciertas apps de las que definitivamente no podía prescindir, como por ejemplo whatsapp, ya que aquí debo contestar mensajes importantes para mi trabajo. Así, decidí borrar Instagram, Facebook y Twitter de mi celular, y me propuse no entrar a estas redes por un mes. Como les decía, a los 15 días volví para compartirle a mis seguidores información que consideré importante, y retomar mi uso de estas redes. Sin embargo, el haber decidido esto, sumado a tomar la decisión de usar whatsapp tres, máximo cuatro veces al día, por un máximo de 10 minutos cada vez, me aportó mucho claridad al tipo de estructura que tendría mi uso de redes durante ese tiempo. Tanta que aunque ahora haya concluido mi tiempo de digital detox, éste es otro hábito que intento mantener. Revisar mi mail unas dos o tres veces al día, y entrar a Youtube solo cada dos días por media hora máximo, hicieron parte también de mi plan detox. 

  1. Filtra qué actividades digitales y apps sí aportan valor, elimina el resto

La actividad digital de entrar a nuestras redes requiere que nos pensemos mejor para qué vamos ahí. A internet accedemos constantemente y puede ser por infinitas razones, desde reservar un vuelo, buscar el significado de una palabra, ver noticias, chequear el clima, hasta hacer compras, etc. Dedicarte un tiempo para pensar qué necesitas, cuál es la forma de usar internet que te aporta más valor significativo es la forma del minimalismo que te ayudará a generar una vida más simple, sin excesos en tu consumo de información y publicidad, sin saturación y sobreestimulación que te distraiga y te drene energía. Tal como con el minimalismo de nuestras posesiones, puedes permitirte hacer el experimento de borrar ciertas apps y ver qué pasa contigo, de seguro te darás cuenta días después que no todas son tan necesarias como crees. 

  1. Ponle una meta al tiempo que quedará libre

La idea de todo esto es que fortalezcas tu determinación de tener una vida con un buen balance. No se trata de que te apartes completamente del mundo digital. Probablemente no podríamos hacer eso, ni tu ni yo, pero sí de que retomes el control de tiempo y energía para nuevos proyectos, o para replantearte nuevas direcciones de vida, o para volver a viejos hábitos, como el mío de la lectura, o de algo de ejercicio. Así tu también puedes visualizar metas claras de inversión de ese tiempo que te va a quedar suelto. Es para tu bienestar. ¡Úsalo bien!

  1. Enfrenta los bloqueos y momentos de aburrimiento y conviértelos en chispa creativa

Desde mi experiencia pude observar como me sentía inquieta y más propensa a buscar mi celular, particularmente en los momentos en que tenía algún bloqueo en la actividad que estuviera haciendo, y también en los estados de aburrimiento. Es posible que esto les pase a muchos de ustedes también y yo no sea la única. Así que reflexionaba sobre qué haría la gente de épocas pasadas cuando se sentía así, al fin y al cabo todos nos aburrimos o bloqueamos en diversos momentos. Pues bien, estoy segura de que esos son los mejores momentos para permitirnos algo creativo. En vez de ponernos en una posición pasiva de recepción de información a través de nuestros celulares, podemos ingeniarnosla para asumir una posición activa, creativa, dinámica. Es en esos momentos donde podemos estimular de manera saludable a nuestra mente. 

  1. No permitas que la app elija por ti

Si has hecho todo lo anterior y has pasado suficientes días descubriendo la nueva persona que puedes ser al no dejar que tu tiempo y atención sea controlada por tu app, entonces podrás dejarte envolver por esa plácida sensación de libertad, de exploración de tí, de creatividad renovada, de despeje mental. Como si te recuperaras de una adicción compulsiva, de un tic eterno, hay algo dentro de ti, que te aseguro, se sentirá más dueño de ti mismo. 

Te deseo un buen viaje si te animas a desintoxicarte del mundo digital y empezar a consumirlo de manera saludable. 

Publicado por Emma Sánchez

Mg. Psicología Clínica y Guía certificada de "Baños de Bosque" (Shinrin Yoku). Trabajo en construcción de resiliencia, autoestima y manejo emocional a través de la naturaleza, el arte, el mindfulness y el minimalismo emocional.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: