De la necesidad de correr y ser suficiente

#slowlifestyle #slowliving #anxiety

(Este blog es un espacio personal de reflexiones de una psicoterapeuta que también se transforma y crece. Una conversación interna que decide volverse pública para acompañarnos, sin juicios, en la construcción de nuestra salud emocional)

No necesito correr. No necesito sentir tanto peso en mis hombros, esta tensión en mis piernas, en mis pies. No necesito sentirme siempre incómoda, siempre esforzándome por un nuevo reto, por sorprender, agradar o tener más trabajo en mi agenda para sentirme valiosa. Tengo la consciencia ahora de que, quedándome en quietud, en el Wu Wei taoísta, puedo atraer a mí las personas, el trabajo, la vida que quiero. Tengo la vida que quise y que quiero, es maravilloso todo lo que poseo, y cómo voy siendo cada vez más libre para no ser poseída por mis propios objetos, mis expectativas, mi miedo al fracaso. No hay fracaso. Me comprometo a que no exista en mí esa dualidad imaginaria de mi cabeza. Todo es y será perfecto, ahora tengo la consciencia para verlo. En mi mente, la evaluación de lo bueno y lo malo, lo tranquilizador y lo intranquilizador me ha atormentado, me ha hecho ser violenta conmigo misma. Sentir que nada es suficiente porque ¿qué es lo que estoy intentando llenar? Si siento que mis trabajos o acciones no son suficientes es porque yo aún no me creo suficiente. Es suficiente ser quien soy en este instante, ganar lo que gano, tener la cantidad de trabajo que tengo, vivir en Cali Colombia, tener los objetos que me rodean, contar con el amor y camaradería de mi pareja, con el apoyo y amor de mi familia, con la frescura de los amigos. No necesito salir todos los días a llenar el mundo virtual a cinco o diez mil personas. Solo tengo que llenar el mío. No necesito tanto cómo me han hecho creer, ese marketing, esa necesidad imperiosa de “marca personal”, porque la voz de las personas que vienen a mi terapia, confían en mí y se sienten apoyadas y queridas, es la más grande de las publicidades, la más hermosa, real y genuina. Esa confianza no tengo como agradecerla más que intentando ser mejor cada día. Y para ser mejor necesito tiempo para leer y aprender de otros, para pensar y escribir mis propias ideas, para sentir y experimentar los mecanismos de sanación emocional en mi misma. Para crecer necesito estar más conmigo y menos con el celular. Soy suficiente. Y vaciando mi vida, quedándome con menos, simplificándola en todo, hago mi revolución social. Me manifiesto contra la presión de todos los días cuando bebo mi café en lentitud, y me regalo la riqueza de una vida con menos objetos, con este trabajo, con esta casa y esta vida tranquila y simple. Más plantas, más libros, más viajes. Más amor, más respeto por el mundo y por mí, más salud, más tiempo, más conversaciones de corazón a corazón. Más pausa consciente, por tanto, más evolución.

Publicado por Emma Sánchez

Mg. Psicología Clínica y Guía certificada de "Baños de Bosque" (Shinrin Yoku). Trabajo en construcción de resiliencia, autoestima y manejo emocional a través de la naturaleza, el arte, el mindfulness y el minimalismo emocional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: